Guía de la Cerdanya y el Capcir para caminantes


La Cerdanya es un caso unico dentro de la Cordillera Pirenaica, pues geograficamente hablando, se trata de un gran valle que literalmente, divide los Pirineos en dos partes. Pocas cordilleras de mundo pueden «presumir» de un echo similar.

La Cerdanya - Pirineos catalanes

¿Dónde está exactament la Comarca de la Cerdanya?

Políticamente hablando, la Cerdanya también es unica, ya que esta comarca catalana, por razones históricas que hablaremos más adelante, está dividida entre dos Estados; el Español y el Francés, así como por el lado meridional entre dos províncias: Girona y Lleida.

Aun así, cuando hablamos de Cerdanya, lo hacemos en toda su amplitud y grandeza, olvidándonos de los estados a donde pertenece, y a que una se diga «Baixa» y la otra «Alta» Cerdanya, pues esta tierra es puramente catalana, donde se habla una lengua que, en mayor o menor medida, comparten todos sus habitantes.

La Cerdanya se encuentra en los Pirineos Orientales, y limita con las comarcas catalanas del Alt Urgell, el Berguedà y el Ripollès, y también con el Principat d’Andorra, el Ariège occitano, y finalmente, con las comarcas nord-catalanas del Capcir y el Conflent.

La extensión total de la Cerdanya es de 1085,76 Kilómetros cuadrados, y tiene más de 41.000 habitantes censados, unos 20.000 en la parte española para un total de 17 municipios, y el resto en la francesa en un total de 26 municipios.
Puigcerdà es la capital de la Baixa Cerdanya o Cerdanya a secas, mientras que Montlluís lo es para la francesa. Puigcerdà es la capital indiscutible del valle.

Las vías de comunicación para acceder a la Cerdanya son varias, y todas ellas interesantes. Desde el sur se puede acceder por el Túnel del Cadí, también a través del Coll de la Creueta, y a través de la Collada de Toses.
Desde el oeste se hace por La Seu d’Urgell. Desde el Ariège se puede acceder a través del Port y el Túnel de Pimorent. Desde la Catalunya Norte, la vía más frecuentada es la carretera general que une Perpinyà con Puigcerdà.

Un poco de historia de la Cerdanya y el Capcir

El famoso Tratado de los Pirineos (7 de noviembre de 1659), fue un duro golpe para Cataluña, y más concretamente para las comarcas pirenaicas, pues las seis comarcas situadas en la vertiente norte de la cordillera: Alta Cerdanya, Capcir, Conflent, Vallespir, Fenolleda y Rosselló, fueron regaladas por el rey español a Francia. Por tanto, la Cerdanya quedaba mutilida.
Mención aparte merece Llívia, un municipio enclavado en la Alta Cerdanya, que al tener el título de Vila y no de pueblo, a raiz del Tratado de Llívia (Noviembre de 1660), volvíó a pertenecer a la «Baixa Cerdanya». Hoy en día, es el unico territorio español situado dentro de Francia.

La CerdanyaLas montañas en la Cerdanya

La Pica del Carlit, de 2.921 metros de altitud, es la montaña más alta de la Cerdanya, de toda la Catalunya Nord, así como del Pirineo Oriental. Su acceso más rapido, facil y frecuentado es desde el Lago de la Bullosa.
Le siguen en altitud, la Tossa Plana de Lles (2.916 m), el Puigpedrós (2.914 m) y el Puigmal (2.910 m). Estos son los 4 colosos de casi tres mil metros que hay en los Pirineos Orientales.

La primera impresión que a uno le da al ver por primera vez las montañas de la Cerdanya, es que estas son suaves, sin pretensiones, llenas de encanto y a la vez, faciles de subir, algo así como unas montañas apetecibles sabiendo que los valles está repletos de lagos de ensueño.
Sin embargo, hay lugares como la Cara Norte de la Serra del Cadí, que literalmente destrozan el tabú de la llamada «montaña de vacas», pues el Cadí es una muralla enorme y gigante repleta de canales, paredes y espolones de calcareo que quitan el hipo. Algunos se conforman en ir caminando hasta Prat de Cadí, mientras que otros sólo se conforman si escalan en la vertical pared, paraíso del alpinista-escalador.

Otros, sin embargo, verán estas montañas con otros ojos, como una grandiosa oportunidad pensando en el esquí de montaña, con sus magníficos descensos, sus largas aproximaciones, su ¡libertad total!. También hay que contar con su viento, a veces mortal, que azota estas regiones.

Ascender en esquís a la Tossa Plana, el Puigllançada, el Puigpedrós, la Tosseta de la Caülla, el Petit Peric, la Tosa d’Alp, el Puigmal, el Puigmal de Llo, la Tossa del Pas dels Lladres o el Pic de la Mina, no es nada del otro mundo. Sin embargo, son descensos que nos dejarán plenamente satisfechos, y nos harán pensar en el siguiente.
Las raquetas de nieve son asequibles a todo el mundo, y todos pueden buscarse sus propios objetivos. En casi todas las estaciones hay circuitos de raquetas. Sin embargo, los más atrevidos y mejor preparados, ascenderán incluso a las cumbres más altas de la Cerdanya y el Capcir. Las 4 más altas, a excepción del Carlit, son accesibles en raquetas.

Volviendo al verano, exísten algunas clasicas y «conocidas» que son obligatorias. Ascensiones como el Perafita, la Tossa Plana de Lles, la Tosa d’Alp, el Puigmal, el Puig del Segre, el Puig Peric, el Pic de Coma d’Or, el Puigpedrós y sobretodo el Carlit, que es el más alto. Ascensiones asequibles donde las haya.

 

La CerdanyaLa diversidad de la Cerdanya

Siempre he dicho, pensado y escrito, que la Cerdanya es el lugar de la luz, un lugar incomparable dentro de la magnitud y la grandeza de los Pirineos. Este es un valle tan grande y ancho, que podríamos estar hablando de un altiplano, tipo el Plan de Beret, pero en versión gigante.

La Cerdanya es luz, pureza, agua, color, verde y azul, blanco y azul… sin embargo, y aun estando en los Pirineos, se trata de un lugar que a veces, no escapa a las aglomeraciones e incluso de una cierta masificación. La culpa la tiene la relativa cercanía a las grandes ciudades catalanes, incluída la capital catalana. La apertura del Túnel del Cadí en los años ochenta, permitió en poco tiempo, que la Cerdanya dejara de ser una región aislada, para pasar a ser un lugar de segunda resindencia para muchas personas, o un sitio magnífico donde pasar las vacaciones. En tiempos pasados, eran los montañeros y los excursionistas, los que mejor se conocían la Cerdanya.

El fondo del valle es completamente plano, y está dominado por un color verde bellísimo. Tan sólo el paso del Río Segre, ha transformado desde tiempos inmemoriales el territorio con su enorme cicatriz. Los numerosos pueblos conviven a la perfección con el paisaje y forman parte de este.
El valle está rodeado de montañas que en muchos casos, se acercan a los tres mil metros, siendo el Carlit, la Tossa Plana de Lles, el Puigpedrós y el Puigmal, las más altas e importantes.
Parece que las montañas estén lejos y no es así, pues casi sin darnos cuenta, estaremos adentrándonos en el maravilloso mundo de las alturas.

Al sur de la parte española de la Cerdanya se encuentra el Parc Natural del Cadí-Moixeró, un espacio protegido que, aparte de la Cerdanya, abarca buena parte de las comarcas del Alt Urgell y del Berguedà. Las vertientes norte de las sierras del Cadí y del Moixeró, pertenecientes a la Cerdanya, se encuentran dentro de los límites de este Parque Natural creado en los años ochenta del siglo pasado.

Los lagos de Alta Montaña: belleza natural

Si para muchas personas las montañas son algo a lo que no se puede renunciar, para otras, los lagos son sinonimo de libertad, de belleza y de armonía total entre la naturaleza, que a veces, forman un paisaje casi irreal.
La Cerdanya es tan grande y amplia que cabe de todo, y los lagos -pese a no abundar como en otros puntos de la cordillera- tienen su espacio.

Sin lugar a dudas los Lagos del Carlit son los más interesantes. La ruta de ascensión que tiene como punto de partida La Bullosa es muy hermosa y transcurre por entre lagos, hasta alcanzar el más alto, que permanece completamente congelado hasta finales del verano.
Allí exíste una ruta circular que recorre todos los lagos, teniendo como punto de partida y punto final, el Llac de la Bullosa.

Otros lagos realmente interesantes son los Estanys de la Pera, el Estany de l’Orri, los Estanys de Camporells, los Estanys de Malniu, l’Estany Sec, así como otros más escondidos como los Estanys de Setut, los d’Engorgs, Passaderes, el Estany de l’Orri de la Vinyola, el Estany de Coma d’Or, etc.
Exísten también algunos «mares» interiores, lease Bullosa, Matamala y Lanós. Estos son unos lagos interiores enormes.

 

El Capcir: la Siberia de los Pirineos

Mucho se ha escrito sobre el Capcir y su extremo clima invernal; también sobre sus famosos y helados vientos del norte, así como de sus privilegiadas llanuras y altiplanos situados a una media de 1.500 metros de altitud, y que en invierno se asemejan más a las tundras y estepas siberianas, que no a los Pirineos. De aquí viene esta fama creada sobre estas tierras altas de la Catalunya Nord y vecina a la Alta Cerdanya.

Al Capcir se le conoce como la Pequeña Siberia o el Pequeño Canadá, y sorprendentemente, puede encontrarse una planta de orígen ¡Artico y Polar!: la lígula.
Los extensos altiplanos cubiertos de bosques y con algunos lagos muy hermosos, son un atractivo enorme para el esquí de fondo y las excursiones. El Lago de la Bullosa es uno de los claros ejemplos.
El bellísimo pueblo de Formiguera es la capital del Capcir, un paraíso para los deportes de nieve y las excursiones veraniegas, un lugar tranquilo donde parece que el tiempo se ha detenido para siempre.

El Capcir es la más pequeña de todas las comarcas nord-catalanas.

Pico de la Carbassa - La Cerdanya

 

 

El Turismo y las estacions de esquí

Como pasa en todos los valles de los Pirineos, el turismo es el principal motor economico de la región. Si importante es el turismo veraniego, aun lo es más el invernal, pues cuando las estaciones están a pleno rendimiento, la comarca se vuelca completamente con la nieve, el oro blanco como han escrito algunos.

La Molina, Masella, Font Romeu-Pyrénées 2000, Eina-Cambre d’Ase, Formiguera, Porté-Pimorent, La Quillana, Els Angles y Puigvalador, son las estaciones de esquí alpino situadas en los territorios de la Cerdanya y el Capcir; mientras que Arànser, Lles, Guils-Fontanera, y los espacios para el fondo de Els Angles, Matamala, Formiguera, Rietort, Puigvalador, son los lugares donde disfrutar del esquí de fondo, y siempre, rodeados de un paisaje de ensueño.

En verano, el excursionismo y las ascensiones de montaña, son el gran atractivo de estas tierras plagadas de montañas que parecen tocar el cielo azul, y de lagos hermosos.

Organizo viajes a medida en la Cerdanya. Ponte en contacto conmigo: info@trekpyrenees.com


Fundador de TrekPyrenees y Guía de Montaña. ¿Sabías que en los Pirineos, y en el resto de las montañas de Cataluña, se esconden magníficos lugares que a la mayoría de los amantes de la naturaleza les resulta difícil descubrir por sí mismos?

Ningún comentario

Escribe un comentario

× 1 = 9