La Meteo en los Pirineos: de lo más complejo del mundo.


Igual que en otras cordilleras y macizos de la Tierra, la meteo en los Pirineos es de lo más variada y compleja.

Nubes de evolución en los Pirineos

Buena parte de la culpa la tiene la proximidad de dos mares, así como el «terreno limpio de obstáculos» que se encuentran los vientos y las tormentas procedentes del Norte de Europa y como no, las que tienen su nacimiento en el Ártico.

Por suerte, actualmente contamos con unos partes meteorológicos con un alto grado de fiabilidad, pues el estado del tiempo se ha convertido en algo muy importante y cotidiano. En gran parte debido a las miles de personas que realizan actividades en las montañas. Todas las televisiones, radios, periódicos, etc, de los distintos países y regiones, ofrecen a diario partes de la meteo, así como boletines de peligro de aludes y otros datos importantes.
No obstante, como tantas otras cosas de la vida, la meteorología no es una ciencia exacta, por lo que a veces, al realizar una actividad por encima de los 2.000 metros, es importante mal fiarse si las cosas no están del todo claras, más aún en invierno, a no ser que tengamos encima un potentísimo anticiclón. ¡¡En estos casos recomiendo ir acompañado de un Guía!!
.
.

Breve presentación de los Pirineos

 

Los Pirineos tienen una longitud de 430 kilómetros y una anchura que generalmente, no supera los 100 kilómetros, con una punta de 150 Km. en su parte central. La superficie total de la cordillera es de 19.000 Km2.

Mientras la vertiente sur de los Pirineos se eleva suavemente pero sin pausa, hasta alcanzar los 3.404 metros en el Pico de Aneto, la cara norte se levanta casi de golpe, por lo que el Pre Pirineo casi no exíste en la vertiente francesa. ¡Grandes contrastes entre ambas vertientes!.

Geográficamente, ocupan de este a oeste los territorios históricos del norte de Catalunya, el sur de la Catalunya Nord, la totalidad de Andorra, el sur de Occitania (Francia), el norte de Aragón, el norte de Navarra, el norte de Euskadi, y el sur del País Vasco Francés, conocido también como Euskadi Norte o Iparralde.

Nube lenticular en un día de mucho viento

Del Cabo Higer al Cap de Creus hay un mundo de montañas, valles, crestas, paredes, riscos, aristas, altiplanos, y sobretodo, ¡mucha vida!.

En pocas cordilleras se encontrará tanta diversidad como en los Pirineos, un lugar extenso donde se hablan diversas lenguas como el catalán, el castellano, el francés, el occitano, el aranés, el vasco, así como varios  dialectos y variantes. ¡Mucha vida y mucha cultura!.

El Aneto, el Posets, el Monte Perdido, la Pica d’Estats, el Pic de Comapedrosa, el Vignemale, el Balaitús, el Pico de la Maladeta, los Besiberris, el Midí d’Ossau, el Bisaurín, el Pico de Bachimala, el Pico de las Espadas o los Picos de los Infiernos, son algunas de las montañas más importantes y destacadas de los Pirineos.

Si la delimitación oriental está clarísima, por el lado occidental no se puede decir lo mismo, siendo muy difícil saber donde terminan -o nacen los Pirineos- pues estos se funden progresivamente con el conjunto de las montañas vascas de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba; y estas a su vez, se fusionan con la Cordillera Cantábrica, por lo cual crea el Eje Pirenaico-cantábrico, con una longitud de 1.000 kilómetros.

Los valles pirenaicos de la cara sur de la cordillera se extienden generalmente de norte a sur, a excepción de los valles situados en los extremos de la cordillera, y otros de notables: Cerdanya, Aragón y Ordesa.

La Cerdanya -se le llame valle, depresión o altiplano- parte los Pirineos en dos partes. Se haya situado en el Pirineo Oriental.

La mayor parte de los grandes macizos y montañas más elevadas de la cordillera, se encuentran situadas en la vertiente sur, léase Maladetas, Posets-Espadas, Monte Perdido-Cilindro-Soum de Ramond, Infiernos, Besiberris, Montañesa, Cotiella, Pedraforca, Cadí, Telera, Ballibiernas….. mientras que otros son fronterizos: Pica d’Estats, Bachimala, Balaitús, etc.

Las 4 estaciones pirenaicas: generalidades

Cada estación es distinta, cada mes, cada semana, cada momento en Pirineos. ¡Es la grandeza de esta cordillera!, considerada por los entendidos como la más hermosa de la Tierra, la que posee los cambios de paisaje más radicales.

Verano en los Pirineos:

Largos periodos de tiempo estable, calor en los valles -a veces mucho-, más fresco en las montañas, sobre todo por la noche, y frío por encima de los tres mil metros durante la noche y las primeras horas del día. A medida que va pasando el verano el tiempo se vuelve más inestable. Entonces suele ser normal encontrar periodos de tiempo malo e inestable a lo largo de 3/4 días, excepcionalmente más.

Durante el verano los vientos suelen soplar flojos. No son para nada violentos.

Los días son muy largos, así que los amantes de las actividades en montaña pueden disfrutar de lo lindo y apurar al máximo. Aun así, cabe prestar mucha atención a los cambios de tiempo, pues estos son rápidos y muy bruscos, y las tormentas estivales son violentas y van acompañadas de aparato eléctrico.

Prácticamente no hay nieve en las montañas, nada en el PIrineo Oriental y Occidental, y algunos glaciares y neveros en la cordillera central. Los glaciares más importantes son el del Aneto, Maladeta y el d’Ossoué del Vignemale.

Ha pasado la tormenta…

Otoño en los Pirineos:

En los últimos años, el otoño es la estación que presenta el tiempo más estable. Los periodos de buen tiempo suelen ir de septiembre a primeros e incluso, mediados de noviembre. No obstante, noviembre suele ser un mes «peligroso», ya que cualquier día puede caer la primera gran nevada de la nueva temporada.

Los días se acortan progresivamente, así como la temperatura, que cada semana pierde algún grado. Durante los últimos días de verano o primeros de otoño, no es imposible, ni mucho menos, ver caer alguna pequeña nevada en cotas altas, siempre por encima de los 2.800 metros, especialmente en las montañas del Pirineo Central.

A medida que el otoño avanza los vientos se van volviendo cada vez más fuertes.

Los cambios de tiempo no son tan bruscos y rápidos como en verano, y por poco que uno se fije, verá llegar la tormenta desde bien lejos.

Las luces y los colores del otoño son especiales y mágicos. Tierra y Sol se alejan entre si.

Primeras nevadas en el Pirineo.

Invierno en los Pirineos:

El invierno es sinónimo de frío y de nieve. Diciembre suele ser un mes crudo, de días extremadamente cortos y noches inacabables. Las actividades en la alta montaña están muy limitadas. Los cambios de tiempo son más bruscos y rápidos que en otoño, aunque no tanto como en verano.

La nieve, el frío, el hielo, el viento y los días cortos, son un coctel brutal y mortífero para quien no esté habituado a los riesgos  extremos del invierno. Algunas veces, las actividades se tienen que limitar a cosas asequibles y cortas. Al mal tiempo hay que sumar otro factor letal: los aludes.

Se trata del gran peligro de la alta montaña cuando ésta está nevada. Muchos son los factores que pueden llegar a desencadenar una avalancha. El viento es uno.

Las tormentas invernales son muchas veces letales. Evidentemente, cuanto más alto esté uno, más posibilidades tiene de no sobrevivir a una tormenta de este tipo.

Enero siempre ha tenido fama de ser un mes seco. No obstante, llevamos algunos inviernos en que esto no es así y son realmente inestables. Recuerdo 4/5 días de mal tiempo seguido, con mucho viento que aumentaba la sensación de frío. Esos días, al realizar actividades al sol en altitudes moderadas de 2.600 metros, tuve que llevar la chaqueta de plumas puesta.

El viento ha convertido estos últimos inviernos en una verdadera pesadilla. Pocos son los rincones pirenaicos que se escapan de tan temido elemento. Además, cuando tiene su punto de partida en el Norte de Europa, o incluso en el Ártico, además de fuerte o muy fuerte (más de 100 Km/h), va acompañado de un frío que en alta montaña, puede llegar a ser casi extremo.

En Pirineos, es bastante frecuente encontrarnos con temperaturas de -20º en cotas altas.

En el Pirineo Oriental (Cerdanya, Núria, Ulldeter), reino de la tramontana, existe una variante letal, se trata del «torb«, un viento extremadamente violento que se desplaza a una gran velocidad (más de 120 Km/h), arrancando la nieve y el hielo de las laderas, proyectándolo contra los propios alpinistas. Se han dado casos de ráfagas de torb de más de ¡180 Km/h!.

Lógicamente, con estas condiciones, todas las actividades en alta montaña tienen que ser pospuestas.

A partir de la tercera semana de febrero, y sobre todo en marzo, las condiciones van cambiando a mejor, aunque aumenta el riesgo de nevadas, mayoritariamente las procedentes del Mediterráneo. ¡La primavera está al caer!.

Nube lenticular originada por viento en altura, entre otros factores.

Primavera en los Pirineos:

Quizás sea la estación más dulce. Poco a poco la naturaleza revive y las montañas suelen tener todavía mucha nieve. Esta es una estación propicia para las grandes nevadas llamadas «de Levante», es decir, las que se forman en el mar, avanzan hacia la costa, penetran en el interior del territorio, y abrazan las montañas pirenaicas con un blanco inmaculado. Si la temperatura es lo suficientemente baja, suelen dejar grosores muy importantes a partir de los 1.500 metros, no tan sólo en los Pirineos, si no también en el Pre Pirineo, Cordillera Transversal y El Montseny.

El Pirineo Central mantiene un grosor muy importante de nieve, así como también el Pirineo Occidental.

Los días se van alargando progresivamente, mientras que las temperaturas van subiendo poco a poco, transformando la nieve: dura o muy dura hasta el mediodía, que posteriormente,  pasa a ser «nieve pasta» o muy «pastosa». Las actividades -sobre todo de esquí- tienen que realizarse a primerísima hora.

Los largos periodos de buen tiempo, confraternan con otros de tiempo inestable. Esta es la mejor época para poder realizar actividades de nieve en los Pirineos Orientales.

Nubes de evolución en el Pirineo oriental

Particularidades de la Meteo en los Pirineos

Cada parte del Pirineo es distinta a otra; desde la altitud hasta incluso los paisajes y, evidentemente, la meteorología. En la zona central las montañas sobrepasan muchas los 3.000 metros, sin embargo, es posible que las tormentas  sean menos violentas que en el extremo oriental u occidental, que estan más cerca del mar. Generalmente nieva más en el Pirineo Central, y en la vertiente norte de este, más incluso.

Andorra siempre tiene más nieve que la vecina Cerdanya, y el Valle de Arán suele tener mucha más nieve que el Valle de Boí, además de mucho menos viento.

Los vientos de invierno de Ulldeter, Núria o La Molina, no suelen encontrarse en ningún otro lugar de los Pirineos… quizás en ¡Patagonia!.

 

 

* El Pirineo Oriental:

Geográficamente hablando abarca desde el Cap de Creus hasta la mitad Este de Andorra. Es seguramente, el más ventoso de toda la cordillera, además de ser el que posee los cambios de tiempo más radicales. Esta amplia región tiene una particularidad digna de ser destacada, pues la montaña de perfil suave y redondeado, convive a la perfección con las montañas y las agujas más verticales, se llamen Pedraforca, Dent d’Orlú, Cadí, Pic Negre d’Envalira, Pic del Boc, Pic Rodó o Torre d’Eina.

En el Pirineo Oriental no exísten glaciares ni tampoco ningún nevero permanente, a excepción del que hay en el Canigó, que puede llegar a permanecer el verano entero.

Las montañas no alcanzan los 3.000 metros por muy poco, siendo el Carlit (2.921 m), la Tossa Plana de Lles (2.916 m), el Puigpedrós (2.914 m) y el Puigmal (2.910 m), las 4 cumbres más altas. Se trata de un Pirineo muy frecuentado por los montañeros, pues tanto Barcelona como el resto de las ciudades más grandes de Catalunya, están bastante cerca de estas montañas.

Desde finales de la primavera, el verano y buena parte del otoño, esta parte del Pirineo es un bonito jardín de valles, lagos, prados, crestas y cumbres donde realizar ascensiones y excursiones. Hay actividades para todo el mundo. El tiempo suele ser relativamente estable, aunque cabe prestar mucha atención a las tormentas de verano, pues estas son electrícas y sumamente violentas, y llegan rápidamente. La lluvia está asegurada casi todas las tardes.

Como he descrito al principio, el principal hándicap de esta región es el potente viento que sopla desde finales de otoño -normalmente procedente del norte o nord/oeste- además de todo el invierno y buena parte de la primavera.

El viento y su variante violenta conocida como torb, son un gran peligro para el pirineísta que tiene como objetivo las altas cumbres de la Cerdanya o el Ripollès, que rozan los tres mil metros. El torb hace bajar la temperatura ostensiblemente y casi de golpe, golpeando sin compasión las crestas y las laderas de las montañas. Y esta situación puede durar una semana entera.

Tormenta en el Canigó.

* El Pirineo Central:

Abarca desde la mitad Oeste de Andorra hasta un poco más allá de las montañas de Panticosa. Los grandes macizos y las más altas montañas se encuentran en esta parte de la cordillera. Es la parte más grande y la anchura de la cordillera puede llegar a los 150 Km.

Son numerosos los macizos y sectores en que las cumbres superan los tres mil metros, siendo el primero el de Estats, y acabando en la extensa región de los Infiernos/Gran Facha/Balaitús. Es a partir de allí que el Pirineo comienza su largo y progresivo descenso hasta alcanzar el océano Atlántico.

Al estar más alejado del mar, la meteo del Pirineo Central es, generalmente, más previsible que la de los extremos Este y Oeste. En invierno las nevadas son abundantes, y encontraremos temporadas, en que nieva más en los Pirineos que en los Alpes. Después de un periodo inicial de nevadas abundantes, suele llegar otro de buen tiempo. Igual que en toda la cordillera, el mes de diciembre (a veces noviembre), suele ser el mes de las primeras y copiosas nevadas.

Como en resto de la cordillera pirenaica, se han dado casos de buen tiempo generalizado durante varios meses. La culpa es del famoso «Anticiclón de las Azores». Recuerdo uno allá por 1988 que duró hasta ¡¡tres meses!!.

Sin ir más lejos, el pasado invierno 2014/2015, estuvimos bajo los efectos de uno de ellos durante un mes. Contrariamente, los inviernos de 2012/2013 y 2013/2014 han sido extremadamente inestables y ventosos; eso sí, con abundantes y enormes precipitaciones en forma de nieve. El mejor ejemplo se dió en la estación de Baqueira Beret, donde llegaron a caer a lo largo de toda la temporada, unos ¡20 metros de nieve!.

La nieve y el hielo se reducen a los glaciares, donde el material tecnico es indispensable.

Niebla en el valle de Benasque

* El Pirineo Occidental:

Abarca desde algo más allá de las montañas de Panticosa, y llega hasta el Cabo Higer, en el océano Atlántico. El Pico Bisaurin (2.668 m), es la montaña más alta de la parte oeste de la cordillera, una montaña preciosa y difícil por casi todas sus rutas.

Son las montañas más bajas de los Pirineos, pero este tramo de la cordillera está formado por montañas muy atractivas y estéticas, un regalo para quien las contempla.

Al igual que en el Pirineo Oriental, en esta parte de la cordillera la meteo también es muy caprichosa e imprevisible. Buena culpa la tiene la cercanía del mar. Se trata de una región muy húmeda, con un clima casi siempre fresco y frio.

No existen las nieves perpetuas, pero las montañas suelen acumular bastante nieve. En primavera y verano llueve mucho.

Nubes en el Pirineo Navarro

Generalidades sobre las tormentas más comunes en los Pirineos según las estaciones:

 
* Verano: tormentas eléctricas, grandes aguaceros, granizadas, cambios de tiempo muy rápidos, bajadas rápidas de temperatura.
 
* Otoño: aguaceros, bajadas rápidas de temperatura, alguna tormenta con aparato eléctrico.
 
* Invierno: tormentas de nieve, viento continuo, aludes, ventiscas, frío polar, temperaturas muy bajas.
 
* Primavera: tormentas de nieve, frío, aludes, viento, cambios muy rápidos de temperatura, granizadas.

Meteo en los Pirineos. Algunas curiosidades:

¿Sabéis qual es la tormenta perfecta?

 Dos borrascas tienen que ponerse de acuerdo, y esto sucede casi cada invierno. Una de procedencia polar que recorra toda Europa y entre de lleno en el Pirineo; y una segunda que se forme en el Mediterráneo (de Levante), y ataque de lleno el extremo oriental de la cordillera. La conjunción o mezcla de estas dos borrascas forman una tan grande, que las nevadas -abundantes como nunca- están aseguradas en todas las cotas del Pirineo y las tierras bajas, pues el frío suele ser muy intenso, con bolsas de aire muy frío, -30ºC a 4.000/5.000 metros.
 

¿Sabéis qual es la mejor época para realizar actividades sobre nieve en el Pirineo Oriental?

Generalmente de marzo a mediados de mayo, pues la tramontana y el torb suelen dar alguna tregua durante estos meses. De noviembre a finales de febrero el viento suele ser constante y fuerte. Generalmente, las mejores precipitaciones con grosores abundantes se dan en marzo.

¿Sabéis por qué en el Val d’Aran nieva más que en el resto del Pirineo Catalán?

Primeramente, el Arán es el único territorio de Catalunya situado en la vertiente norte de la cordillera, prácticamente en el centro de los Pirineos. Es una zona muy húmeda. Las tormentas de procedencia norte dan de lleno en el valle. Además, no es una región donde el viento suela soplar con violencia. Las precipitaciones suelen ser frecuentas y abundantes. ¡Un privilegio!.

¿Sabéis qual es el Puerto de montaña más alto de los Pirineos?

El Port d’Envalira, en Andorra. Tiene 2.408 metros de altitud. Aún así, pocos son los días de invierno en que está cerrado. Junto a la Bonaigua, son dos de los puertos más míticos de la Cordillera Pirenaica.

¿Sabéis qual es el lugar del Pirineo Catalán que acumula más nieve?

Según las estadísticas la zona del Lago de Certascan, en el Pallars Sobirà, muy cerca de la Pica d’Estats. Es un paraje aún salvaje situado en un lugar alejado de cualquier pueblo. Acumula un buen grosor de nieve hasta bien entrado el verano.
 

¿Sabéis que montaña es la que tiene el mayor desnivel de la cordillera desde la base hasta la cumbre?

El Canigó, de 2.786 m, que se levanta unos  ¡2.450 metros! por encima del pueblo catalán de Prada de Conflent (357 m). Se trata de una mole impresionante desde donde pueden observase los Alpes en días muy claros.
 

¿Sabéis qual es el lugar donde hace más viento de los Pirineos?

La región que comprende las montañas de La Molina, Collada de Toses, Serra de Montgrony, Núria, Ulldeter y el Costabona, en el Pirineo Oriental.
 
 

Si quieres más información sobre la meteo en los Pirineos ponte en contacto con nosotros:  info@trekpyrenees.com

Encontrarás la previsión meteorológica aquí:


Fundador de TrekPyrenees y Guía de Montaña. ¿Sabías que en los Pirineos, y en el resto de las montañas de Cataluña, se esconden magníficos lugares que a la mayoría de los amantes de la naturaleza les resulta difícil descubrir por sí mismos?

Ningún comentario

Escribe un comentario

6 × 1 =