Las mejores ascensiones y excursiones con raquetas de nieve en los Pirineos


Presentación de los Pirineos

La Cordillera de los Pirineos se extiende del Océano Atlántico al Mar Mediterráneo, abrazando y uniendo para siempre valles, montañas, personas, pueblos, lenguas, a priori, muy diferentes entre sí. Sin embargo, existe una única cultura cultura: la pirenaica, que une a todos los hombres y mujeres que viven en estas montañas.

Los Pirineos son, junto a los Alpes y el Cáucaso, las tres cordilleras más importantes de Europa. Las montañas pirenaicas son más bajas que las alpinas y las caucásicas. Sin embargo, los Pirineos poseen una belleza extrema que la hace diferentes a las demás cordilleras.

En los Pirineos cada estación es diferente y los cambios son radicales. En estas montañas nada tiene que ver un verano caluroso con un invierno frío y ventoso, o una primavera hermosa y llena de nieve, con un otoño tranquilo y suave. Los pocos glaciares que hay en los Pirineos ayudan a que los cambios sean radicales, pues en invierno las nevadas son muy abundantes, dejando la cordillera cubierta de un color blanco inmaculado tan hermoso como la mejor de las sonrisas.

Probablemente, no hay nada tan hermoso y gratificante que pararse a contemplar la belleza desbordante que poseen los lagos pirenaicos, algunos de los cuales están considerados entre los más hermosos de Europa.

En invierno y primavera, los Pirineos se convierten en un paraíso para los amantes de las raquetas de nieve. En este artículo hablaremos de la parte más oriental de la cordillera, una de las mejores zonas de Europa donde practicar la alta montaña con raquetas de nieve.

¿A qué es ésto debido? Pues principalmente al suave perfil que presentan muchas de sus montañas, incluidas tres de las cuatro más altas de los Pirineos Orientales. ¡estos Pirineos son un verdadero privilegio!.

De la mitad de Andorra hasta el Coll d’Ares y el Canigó, existen centenares de rutas de todas las dificultades y para todo el mundo. Sólo hay que estar predispuesto a conocer todos estos itinerarios llenos de magia y color.

Ascensión con raquetas de nieve en la Cerdanya

Las raquestas de nieve: una forma más de hacer montaña.

 

En la Val d’Aran, en 1983, me calcé por primera vez una raquetas de nieve. Recuerdo un invierno largo y frío lleno de experiencias que jamás se borrarán. Las raquetas de nieve me acompañaron durante dos años y luego las aparqué. Volví con ellas hacia finales de los noventa del siglo pasado. Desde entonces, he ido subiendo montañas con raquetas de nieve de manera regular.

Si al principio las raquetas -al igual que los esquís- fueron inventadas para aproximarse a las grandes paredes, para posteriormente, escalarlas, con el paso de las decadas las raquetas se convirtieron en una disciplina totalmente independiente, y actualmente se cuentan por centenares los practicantes de esta disciplina del montañismo tan bonita y gratificante.

Aun siendo una disciplina técnica, las ascensiones y excursiones con raquetas son aptas para todo el mundo: desde el más pequeño de la familia al más mayor. No obstante, es muy importante que antes os preparéis y hagáis algun curso de iniciación con algun guía, pues la alta montaña exige conocimientos específicos que, sólo con el paso de los años aprenderéis correctamente. Con la ayuda de un profesional todo es más facil y seguro.

Expléndidas laderas para raquetear

Pirineos orientales: las mejores rutas con raquetas de nieve.

 

Dividiremos el Pirineo Oriental por zonas o regiones naturales, pues su importante extensión así lo recomienda. Cabe recordar que esta zona pirenaica está repartida entre tres países: España, Francia y Andorra.

Catalunya Nord.

Importante región situada en la cara norte de la cordillera pirenaica. El Carlit (2.921 m), es la montaña más alta de los Pirineos Orientales. Sin embargo, desgraciadamente no es una montaña que se pueda subir con raquetas de nieve hasta su propia cumbre. Nos servirá para aproximarnos, pero los últimos 300 metros de desnivel, habrá que escalarlos con piolet y crampones, en invierno.

No obstante, en las cercanías de esta gran montaña si que existen cumbres a las que se puede subir con raquetas, por ejemplo el Petit Peric, el Mont Llaret, els Pics de Coll Roig, el Tossal Colomer y alguna otra. El principal hándicap, es que estas montañas en pleno invierno están muy aisladas, y las aproximaciones son larguísimas. Es mejor esperar a mitad de la primavera, cuando las pistas de acceso suelen estar abiertas.

Saliendo de la región del Carlit, en el resto de la Cerdanya y el Capcir, hay buenas ascensiones y excursiones, siendo el Pic Negre d’Envalira por el Valle de Campcardós, el Pic de la Mina de Pimorent, el Pic de Coma d’Or y la Tossa Rodona, los cuatro desde el Port de Pimorent, como las opciones más interesantes.

El Canigó es otra cumbre famosa que no se puede subir con raquetas de nieve, aunque si otras cumbres subsidiarias.

El Puigmal por el lado francés es otra grandísima opción. Aun así, la parte alta de la montaña posee unas pendientes bastante empinadas y a meundo heladas.

Otras cumbres interesantes situadas en la región del Puigmal, son el Puigmal de Llo, el Puig de Dòrria, la Tossa del Pas dels Lladres y el Puig del Segre.

La vertiente norte de Núria no es muy apropiada para las raquetas. En cambio, si lo es la región que da a Ulldeter y el Costabona. Cumbres como el Roca Colom, el Costabona, el Pic de la Dona, el Roc de la Portella, el Puig de la Llosa y el Cim de Pomarola, son las más apropiadas de esta región.

Raqueteando en la Catalunya Nord

Vall de Camprodon y Vall de Ribes.

Importante región que posee algunas de las cumbres más altas del Pirineo Oriental (Puigmal, Bastiments, Nou Fonts, Pic de l’Infern, Finestrelles, Segre….), así como otras de menor altitud pero igual de hermosas, es decir, el Taga, Balandrau, Pic de la Dona, Puig Cerverís, la Serra de Montgrony, el Puig de Ginebrar, o las cumbres que rodean el Coll d’Ares.

También encontramos aquí travesías historicas, siendo los mejores ejemplos la Núria-Ulldeter, la Núria-La Molina, e incluso la Ulldeter-Canigó.

Esta región está entre las mejores de Europa, y además, se encuentra cerca de las grandes ciudades catalanas.

De las montañas más grandes, indiscutiblemente, el Puigmal (2.910 m), es la que mejor se sube con raquetas, ya sea desde Núria o desde el Collet de les Barraques. Las otras grandes todas tienen sus «pasos delicados», ya sea en forma de aristas estrechas o pendientes más empinadas.

El Taga, a pesar de tener sólo 2.040 metros, cuando está bien nevado, es una de las ascensiones más recomendables del Valle de Ribes.

En las inmediaciones de La Molina, donde la montaña se la reparten entre la Cerdanya y el Ripollès, existen algunas hermosas rutas que llevan a cumbres tan interesantes como el Puigllançada, el Tossal de Rus, el Cim del Pla Baguet i el Cap del Ginebrar. El problema de esta zona es el ¡viento!.

Impresionantes vistas desde el última tramo antes de la cima

Impresionantes vistas desde el última tramo antes de la cima

La Cerdanya

Una comarca natural muy autentica y hermosa, donde las montañas son muy altas, y especialmente indicadas para las raquetas. Las más altas, Tossa Plana de Lles (2.916 m) y Puigpedrós (2.914 m), son ideales desde la vertiente sur, pero no así desde el norte, donde las paredes rozan la verticalidad absoluta.

Recomiendo ambas ascensiones porqué son muy bonitas y elegantes, un verdadero regalo de la naturaleza.

Las montañas fronterizas con Andorra y la Catalunya Nord son las mejores para ascender con raquetas.

Más allá de las grandes, hay otras cumbres que, debido a su perfil redondeado y bonachón, harán las delícias de los excursionistas. Por ejemplo, la Tosseta de la Caülla, el Pic de Perafita, el Pic de Monturull, el Pic de Sirvent, el Tossal Bovinar, el Pic de la Carbassa, els Pics d’Engorgs, el Tossal Bovinar…. casi todas por encima de los 2.800 metros.

La Tosa d’Alp es una gran clásica entre clásicas, un regalo que nos deparará unas vistas extraordinarias sobre la Cerdanya y buena parte del Pirineo Oriental.

Alt Urgell

Presenta algunas montañas realmente interesantes, destacando el Pic de l’Orri, la Torre del Cadí, así como la región fronteriza con la Rabassa (Andorra), un lugar donde pueden hacerse hermosos recorridos que nos llevarán a cumbres tan interesantes, como el Pic Negre de Claror, el Pic Negre d’Urgell y el Pic de Monturull.

Alt Berguedà

Esta región natural presenta algunas rutas interesantes, por ejemplo la Tosa d’Alp o Pedró dels Quatre Batlles desde el Coll de Pal, el Puigllançada desde el mismo collado, o los cercanos Rocs dels Canells, tan hermosos como fantásticos.

La Serra d’Ensija y los Rasos de Peguera, son dos lugares muy destacados situados más al sur, en una zona de bosques realmente increíble.

En el Cadí, se puede ascender al Puig de Comabona, ascensión cómoda y hermosa desde el lado sur.

 Solsonès

La Serra del Port del Comte -situada en el Pre Pirineo- es el mejor lugar donde realizar ascensiones con raquetas. Todas las cumbres que rodean las pistas de esquí, léase Pedró dels Quatre Batlles, Tossa Pelada, la Gespeguera, o Tossal d’Estivella, son compatibles con las raquetas de nieve.

Existe un itinerario que realiza la travesía de todas las cumbres, 8 o 9, y todas por encima de los 2.000 metros. ¡Interesante de verdad!.

Lo mejor de esta región son las increíbles vistas que nos llevarán hasta el ¡¡Monte Perdido y el Moncayo!!!!.

Raquetista seguida de esquiadores en la ascendiendo al Montmalús, Andorra

Andorra

El País de los Pirineos posee el encanto de la alta montaña más salvaje y hermosa. La mitad este del país pertenece al Pirineo Oriental. En las inmediaciones del Port d’Envalira, Pas de la Casa y Grau Roig, se hayan las mejores rutas. Montañas como el Pic Maià, el Pic d’Ortafà, el Pedrons, el Pic de Montmalús, el Roc Melé, el Pic del Cap de Siscaró, el Pic de la Cabaneta, la Tossa d’incles, el Pic Blanc d’Envalira, el Pic dels Colells y el Pic de la Menera, son las mejores opciones.

Tambien en el Parque Natural de los valles de Madriu, Perafita y Claror hay buenas posibilidades, destacando el Pic de Perafita, el Sirvent y la Tosseta de Vallcivera.

En las inmediaciones de la Rabassa las opciones son igual de interesantes. Comparte estas rutas con el Alt Urgell.

Cuándo ir a hacer raquestas de nieve

De finales de noviembre a mediados de mayo, es posible realizar ascensiones y travesías con raquetas en los Pirineos Orientales. Excepcionalmente antes y después.

Bibliografía recomendada sobre raquetas de nieve

Raquetas por el Pirineo Oriental, Las más bellas travesías y ascensiones. 44 itinerarios,
Carles Gel
(Desnivel). 2007

Fundador de TrekPyrenees y Guía de Montaña. ¿Sabías que en los Pirineos, y en el resto de las montañas de Cataluña, se esconden magníficos lugares que a la mayoría de los amantes de la naturaleza les resulta difícil descubrir por sí mismos?

Ningún comentario

Escribe un comentario

3 × = 27